Los participantes en dicho encuentro, organizado por el Centro de Estudios de Oriente Medio de Fundación Promoción Social de la Cultura (CEMOFPSC), fueron el Vicepresidente de la Fundación Meeting Cairo, Wael Farouq,y el Padre Bernardo Cervellera,Director de AsiaNews.
El encuentro estuvo moderado por el periodista Giovanni Cubeddu del CEMOFPSC en Italia.

El Prof. Farouq, que profesa la fe musulmana y que participó en las protestas de 2011 en la Plaza Tahrir contra el régimen de Mubarak, presentó el panorama post revolucionario en Egipto sacando a la luz toda la complejidad del momento: «la Constitución de 2012 ha sustituido la fórmula: el estado garantiza la libertad religiosa por el principio de que el estado respeta las religiones diferentes al Islam, y esto significa que el estado no protege a la mayoría, «dijo Farouq.

«Una iglesia puede ser construida solamente con la aprobación del Presidente y después de un procedimiento burocrático largo y, sobre todo, la ley islámica se ha convertido en la fuente de la legislación. Esto significa que todas las libertades han sufrido profundas restricciones y la religión islámica ha ocupado la mayor parte del espacio público «. Según el profesor, por lo tanto, el progreso esperado por quienes han alentado la llamada primavera árabe actualmente es completamente impredecible.

Por otro lado, dijo Farouq «es importante que por primera vez la gente elige, nombres que hacen referencia al cristianismo o al Islam, alegando una identidad propia, no tanto ya en su condición de ciudadanos egipcios sino por afiliación confesional».
 
A pesar de la complejidad del momento y de lo imposible que resulta hacer predicciones sobre el futuro próximo, Wael Farouq expresó su plena confianza en el movimiento juvenil que de manera anónima, apolítica y no ideológica, continúa adelante con su lucha en favor del respeto a la dignidad de la persona, el derecho al trabajo y libertad «estos jóvenes – concluyó Farouq- por lo menos merecen nuestro apoyo».

El Padre Cervellera, Director de Asia News, en el curso de su discurso, quiso subrayar la importancia del mensaje del Papa Benedicto en «Ecclesia in Medio Oriente» en la que el Pontífice reiteró la necesidad de superar todas las formas de fundamentalismo y, por lo tanto, del uso de la religión para fines políticos tanto por musulmanes como por los cristianos, restaurando a la «persona» como centro.

Como indica Sergio Mora en Zenit el pasado 8 de junio, el director de Asia News recordó que: «las Iglesias que están en el lugar quieren continuar con este diálogo, porque los cristianos árabes se sienten parte del mundo árabe. Si bien existe también otro problema: es el laicismo con su relativismo, en el cual el comercio de cosas y armas son más importantes que la población. Existe además el riesgo de una tercera guerra mundial: demasiados interlocutores son una mecha terrible».