En el mismo se dieron cita expertos en el tema de Italia y Europa, con el fin de profundizar en un tema de extrema gravedad, abriéndose una oportunidad de diálogo constructivo que sirvió para comprender mejor la situación de los menores refugiados o migrantes no acompañados, y un activo debate donde se vertieron ideas con el objetivo de mejorar su situación.

Entre los ponentes estuvieron Jumana Trad, Presidenta de la Fundación Promoción Social de la Cultura (FPSC), quien manifestó que «uno de cada tres refugiados son menores. 10.000 niños han desaparecido«; Carmen Seoane, del Departamento de Ayuda Humanitaria de FPSC; Sandra Zampa, Vicepresidenta de la Comisión Bicameral de la Infancia, quien defendió que «un país sabio deberá invertir en aquellos menores que sean emprendedores y capaces«; Livia Turco, Experta en inmigración; Raffaella Milano, Presidenta de Save the Children, quien expuso que «la prioridad es garantizar que los menores tengan asistencia psicológica y escolar«; Luigi Vignali, del Ministerio de Asuntos Exteriores, quien declaró que es necesario «dialogar con los países de origen del menor para salvar vidas«; Magda Di Renzo, de Crisis de Acogida; y Lia Quartapelle, de Adopciones Internacionales, quien expresó que hay que «invertir en educación en los países de origen para reducir el fenómeno migratorio«. La moderadora del evento fue Paola Binetti, Presidenta de la Asociación Ética y Democracia y Patrono de FPSC.