º

El viernes 26 de febrero de 2021, a iniciativa del Comité «Periodismo y Tradiciones Religiosas», coordinado por la Facultad de Comunicación de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz, el Centro de Estudios de Oriente Medio de la Fundación Promoción Social (CEMO) en Italia y la Asociación Iscom, se celebró el webinar «Libertad de expresión, derecho a la sátira y protección del sentimiento religioso».

La jornada de estudio ha querido ofrecer una oportunidad para rediscutir los contenidos de la Libertad de Expresión en relación con la protección del sentimiento religioso, teniendo en cuenta la necesidad de redefinir los límites y los códigos, para encontrar una síntesis entre la libertad y el respeto a lo sagrado del otro.

El artículo 21 de la Constitución, si en su primer párrafo garantiza la libertad de toda persona a manifestar libremente su pensamiento, en su sexto y último párrafo determina los límites. En este acto de equilibrio, hay que identificar los límites correctos de la libertad de expresión. El neminem laedere, heredado de los códigos del derecho romano, debe aplicarse también a la libertad de expresión y al derecho a la sátira, que nunca debe cruzar la frontera de la ofensa a la sensibilidad de los demás.
Piero Sandulli

El tema de este seminario web es crucial para el contexto postmoderno en el que nos movemos. La modernidad nos ha dejado una concepción individualista y abstracta del hombre. En cambio, cada uno de nosotros es siempre una persona concreta en relación con otras personas y nuestra propia identidad incluye relaciones. Por eso no se puede insultar a la madre de otro ser humano, y por eso hay que extremar las declaraciones sobre la vida religiosa de nuestros semejantes, sea cual sea.
Giulio Maspero

Incluso una sílaba, incluso un signo de exclamación o de interrogación puede cambiar el sentido y el tono de una frase escrita en libertad y puede ser reforzante de la existencia del otro o, al contrario exactamente, invasivo del reconocimiento del otro. La elección es nuestra.
Noemi di Segni

En el mundo contemporáneo crecen, por un lado, las necesidades y oportunidades de expresión y, por otro, los temores y reivindicaciones en defensa de la religión y las religiones. Los creyentes pueden encontrarse en un bando o en otro, por ejemplo cuando sienten la necesidad de condenar la homosexualidad o la falsa religión y aprovechan las oportunidades digitales para hacerlo, o cuando temen que la agenda LGBT+ limite su libertad de enseñanza y reclaman el derecho a no ser objeto de odio.
Marco Ventura

La libertad de expresión, de la que la sátira es una manifestación legítima contra los abusos del poder, es un derecho humano fundamental y una salvaguarda de una sociedad democrática y pluralista. Sin embargo, también está limitado por el respeto a otros derechos fundamentales, entre ellos la libertad religiosa, que protege un aspecto importante de la personalidad humana y tiene importancia constitucional en el ordenamiento jurídico italiano. Ningún derecho puede convertirse en un tirano con respecto a los demás.
Paolo Cavana

La libertad de expresión es un principio protegido en el Islam y se deriva del principio más general de la libertad religiosa. Va acompañada de aquellos valores básicos que exigen a los musulmanes armonía social, tolerancia y comprensión. El Corán prescribe que uno debe comportarse y expresarse con amabilidad, cortesía y discreción mediante los corolarios de hisba (hacer el bien y evitar el mal) y nasiha (aconsejar sin interferir).
Vasco Fronzoni

Partiendo de los Diálogos de los Dioses de Luciano de Samosata, pocos ámbitos del derecho como la protección del sentimiento religioso son tan ricos en correlaciones históricas, culturales, políticas y jurídicas, fenotipos de una situación normativa en la que la libertad de expresión y el derecho a la sátira, por un lado, y la libertad religiosa y la protección del sentimiento religioso, por otro, deben encontrar un difícil equilibrio, como demuestran numerosos casos sometidos a la sentencia del TEDH.
Stefano Testa Bappenheim

Tras la adhesión de Italia al CEDH, la atención se ha desplazado a los casos en los que la libertad de expresión se manifiesta a través de ofensas a los sentimientos religiosos, y la jurisprudencia del Tribunal del CEDH ha tenido que pronunciarse en varias ocasiones sobre la relación entre el artículo 9 del Convenio -sobre la «libertad de pensamiento, conciencia y religión»- y el subsiguiente artículo 10 sobre la libertad de expresión.
Federico Tedeschini

Si es cierto que la sátira es un derecho que entra dentro de la libertad de pensamiento, a la sátira religiosa se le deben reconocer características peculiares, debido a que las creencias religiosas son parte integrante de la identidad espiritual de una persona. En consecuencia, la sátira profanadora o blasfema hacia los contenidos de una religión puede tener un impacto inmediato en la esfera personal del creyente, en su sentimiento religioso personal, un bien protegido de la misma manera que la libertad de expresión.
Giovanni d’Alessandro

La palabra clave es respeto: hacia la persona en su totalidad. Es el presupuesto indispensable para un justo equilibrio entre la libertad de expresión y la convivencia armoniosa; constituye, al mismo tiempo, la semilla y el fruto de la no violencia. Se manifiesta de forma natural, casi como una ley no escrita, en el pensamiento, la palabra y la acción. El derecho en la base de cualquier libertad de expresión, debe convertirse en un derecho y un deber como único antídoto a la deriva de la superficialidad moral y ética de una comunidad.
Svamini Hamsananda Ghiri

Como periodistas nos encontramos a menudo en la situación de tener que «gestionar» desde el punto de vista de la información los discursos de odio de las personas que forman parte de la noticia. Es un gran dilema, porque la misión de los medios de comunicación es informar de la realidad.
María-Paz López

¿Es fácil ejercer la libertad de expresión como periodista que trabaja en el ámbito religioso? En los medios de comunicación, creo que el «pecado» más grave hoy en día es la falta de libertad frente al poder financiero. En la Iglesia católica y en otras religiones, existe una falta de libertad, de modo que el debate interno o la crítica externa se consideran algo destinado a «destruir» la Iglesia o la religión.
António Marujo

En Oriente Medio he visto varias manifestaciones contra las caricaturas de Mahoma. Acontecimientos con una participación limitada, pero exagerados tanto por quienes, en esos países, utilizan la religión con fines políticos, como por quienes en Occidente los muestran como ejemplos del supuesto «choque de civilizaciones». Es nuestro derecho, se dice, herir sensibilidades religiosas porque tenemos absoluta libertad de expresión. En realidad, incluso en Occidente es la ley la que decide qué sensibilidades se pueden herir y cuáles no.
Alberto Zanconato

La libertad de expresión es la base de una sociedad democrática y caracteriza la identidad de la Unión Europea, patria de los derechos, mientras crece la influencia de países que aspiran al liderazgo mundial sin garantizar los derechos fundamentales de los ciudadanos. Sin embargo, un Estado democrático laico garantiza la paz social y promueve un equilibrio adecuado entre la libertad de expresión y el respeto a la dignidad de cada ciudadano, sus ideas y el respeto a la libertad de religión.
Giovan Battista Brunori

Es legítimo criticar -incluso mediante la sátira- los contenidos de una religión, pero no tanto como para rozar el desprecio hacia las personas que creen en esa religión. La sátira no está libre de restricciones, no puede sobrepasar el límite de la continencia, necesario para evitar que se convierta en un instrumento de ofensa e incitación al odio. «La protección del sentimiento religioso ha llegado a adquirir la significación de un corolario del derecho constitucional de libertad religiosa» (Tribunal Constitucional, sentencia nº 329 /1997).
Antonino Pigeon

Fuente: Pontificia Università della Santa Croce